En el monólogo en una boda , Pablo de los Reyes intenta adaptar el monólogo a los novios, cómo se conocieron, cuánto llevan juntos, manías de ella, de él … . Tanto si son los novios como si son los amigos de los novios los que contratan el monólogo. Si lo desean, pueden aportar algunos datos sobre él o su entorno para que Pablo intente adaptar algo al monólogo que se va a hacer en la boda. Si no, Pablo de los Reyes hará el monólogo que crea más adecuado cuando llegue la sitio en cuestión. Según edad de los asistentes, si hay niños, etc.

El cliente siempre podrá elegir el tema a tratar en el monólogo de la boda, así como el registro del lenguaje a usar por el monologuista. Es decir si alguien no quiere que se digan palabrotas o que se hable de sexo, no se hará. Y al contrario también, digamos que el cliente podrá elegir que el monólogo sea más o menos “fuerte”. De todas formas sobre la marcha, en el momento del monólogo, Pablo ya irá viendo por que lado tiene que ir y si es apropiado o no decir más o menos palabrotas o tocar uno u otro tema.

Si el monólogo lo contrata algún amigo de los novios, puede ser un buen regalo de boda y una sorpresa para los novios.

Lo ideal es hacer el monólogo después de la cena cuando la gente esté con las copas o el café.

Traer un monologuista a una boda, ya sea boda civil o religiosa puede ser una gran idea ya que el monólogo quedará en el recuerdo de los novios y en del resto de los invitados ya que habrá sido una boda diferente y original que más tarde todos recordarán y comentarán.

Así que si estás organizando una boda, te vas a casar o no sabes qué regalarle a los novios para su boda, contratar un monologuista para la boda puede ser la solución.